24.04.2019 - 09:16 hs.       se leyó 1016 veces
Tras la distribución gratuita de 20.000 kg. de naranjas.
Mayda Cresto pide que se trate el proyecto de Emergencia Citrícola en la sesión de este miércoles.
La diputada nacional por Entre Ríos pidió tratar “sobre tablas” el proyecto para declarar la Emergencia Citrícola en cuatro provincias. “Las economías regionales están en jaque. La situación citrícola en Entre Ríos está al borde del colapso por la inacción del gobierno nacional”, manifestó Mayda Cresto.
Mayda Cresto pide que se trate el proyecto de Emergencia Citrícola en la sesión de este miércoles.

Productores de fruta de Entre Ríos, Neuquén y Río Negro repartieron hoy 20 mil kilos de naranjas, mandarinas, manzanas y peras en la Plaza de Mayo, a metros de la Casa Rosada, en protesta contra el gobierno nacional, dado que la crisis de las distintas economías regionales frutícolas se agudizó por la caída del consumo interno y la falta de exportaciones. 


Por este tema, la diputada nacional Mayda Cresto (Justicialismo) presentó un proyecto en marzo de este año para que el Poder Ejecutivo declare “la emergencia económica, productiva, financiera y social por el término de un año para la cadena de producción de cítricos”. Ante la falta de acción del gobierno nacional, Cresto insistió para su proyecto se trate “sobre tablas” en la sesión de este miércoles en Diputados. “Queremos que se trate este proyecto lo antes posible, la citricultura entrerriana necesita de manera urgente la declaración de emergencia. El gobierno nacional debe intervenir: los productores citrícolas, como los de muchas economías regionales están en una situación de parálisis y las empresas desaparecen”, señaló la diputada entrerriana.


“En el caso de la provincia de Entre Ríos, la actividad citrícola es el motor de la economía, y genera una incidencia directa sobre la estructura socioeconómica y ocupación de mano de obra. La generación de empleo de esta actividad permite la inclusión de sectores que de otro modo estarían en la marginalidad. El gobierno nacional no puede darse el lujo de generar desbalances productivos, económicos y sociales en las provincias que dependen de esta actividad”, precisó Cresto.


En el caso de la citricultura entrerriana, son variados los factores que están poniéndola en jaque. La alta presión impositiva, la presencia de HLB (la enfermedad más importante para el cítrico a nivel mundial), la humedad y altas temperaturas que atrasan la cosecha, la diferencia de valores entre lo que recibe el productor (3 pesos por kilo) y el precio de los cítricos en góndola (30 pesos, es decir, 10 veces más caro), entre otras razones, “hacen urgente la necesidad de intervención del gobierno nacional a través de la declaración de emergencia”, en palabras de los propios productores, que se reunieron con Mayda Cresto en varias oportunidades para trabajar este tema.


“Lo que el gobierno nacional debe entender, es que cuando la citricultura entra en crisis, no sólo entran en crisis los productores, sino que entra en crisis una ciudad, un departamento, una provincia. Son miles los trabajadores que, junto a sus familias, ven deterioradas sus posibilidades y condiciones de vida”, explicó Cresto. “Los municipios comienzan a alimentar a los hijos de los trabajadores en comedores infantiles municipales, por lo que deben fortalecer los presupuestos destinados a la acción social y a los centros sanitarios. La situación no es sostenible en el tiempo, las economías regionales están en jaque. La situación citrícola en Entre Ríos está al borde del colpaso por la inacción del gobierno nacional”, concluyó Mayda Cresto.