Espectáculos
21.08.2018 - 10:51 hs.       se leyó 952 veces
Roberto Piazza y su marido destrozaron a Mirtha Legrand.
"Roberto, te voy a hacer una pregunta muy delicada: la pareja de homosexuales, suponte que adoptan a un chico, como tienen inclinaciones homosexuales, ¿no podría producirse una violación hacia su hijo?".
Roberto Piazza y su marido destrozaron a Mirtha Legrand.

Esa fue la insólita consulta que Mirtha Legrand (92) le realizó en 2010, en plena época de debate de la ley de matrimonio igualitario, a Roberto Piazza (59) en su programa. 


En varias oportunidades, el diseñador el respondió en forma contundente a la conductora, y desde allí se rompió esa relación de amistad y respeto que ambos mantenían. Pero ahora fue el turno de Walter Vázquez, pareja de Piazza, quien recordó sus sensaciones frente a aquella pregunta de la diva.


Walter y Roberto visitaron Implacables (El Nueve, sábados y domingos a las 20) para contar que celebraron nuevamente su amor con una fiesta en las playas de Malibú, Estados Unidos.


Pero la polémica llegó cuando le preguntaron a Walter por Legrand, y se mostró muy duro. "Voy a ser absolutamente sincero. Yo me sentí muy lastimado por la señora Legrand. Y más lastimada se sintió mi vieja". 


"​Mi vieja tenía 82 años cuando pasó esto y era una mujer de campo. Siempre la justifican a la señora Legrand por su edad. La edad no hace a la esencia de lo que vos pensás. Mi vieja tiene 82 años y se paró en la disco Amérika y nos bendijo, sin importar la condición del hijo. Sólo le importaban los valores y los sentimientos".


Con tranquilidad pero mucha firmeza, continuó: "Y el día que la señora Legrand preguntó eso... dijo si éramos capaces, siendo gays, de adoptar un hijo y violarlo, a lo cual Roberto se quedó mudo y le dijo 'yo soy gay, no soy un psicópata'. Y ese día mi mamá se quedó dolida, con la misma edad que la Legrand. Dijo 'cómo puede ser que una señora diga que mi hijo es posible que viole a un niño'".


"Entonces, yo tengo un sentimiento muy dual. Por un lado la respeto y por el otro me duele que sea tan soberbia. Porque le hemos escrito dos cartas, invitado a desfiles y jamás contestó", contó Vázquez. 


Y cerró: "Me da pena porque tantos años que (Piazza y Legrand) se conocen... Ella tendría que bajar un poco la guardia y saber que todos se pueden equivocar".


Luego de la palabra de su esposo, al diseñador le preguntaron por un posible reencuentro con al diva y respondió de forma lapidaria: "A mi me importa tres pelotas la vieja. Que se vaya a cagar ella y toda la familia. No me importa, a mí la comida me sobra". Contundente.