Economía
13.08.2018 - 17:45 hs.       se leyó 144 veces
Inicio de la semana en alza
El dólar alcanzó otro máximo histórico y cerró a 30,68 pesos
En un día en que se esperaba mayor presión sobre las monedas emergentes -como el peso argentino- por el desplome de la lira turca, el dólar se vendió en bancos a 30,68 pesos, 88 centavos más que el cierre del viernes pasado, de 29,80 pesos, según el promedio que realiza entre entidades el Banco Central (BCRA). De esta forma, se estableció un récord. En el segmento mayorista, la divisa cerró a 29,93 pesos, 71 centavos por encima del valor de la última jornada, en que terminó vendiéndose a 29,22 pesos.
El dólar alcanzó otro máximo histórico y cerró a 30,68 pesos

El Ministerio de Hacienda informó hoy que discontinuaba la subasta diaria de 50 millones de dólares provenientes del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional ( FMI ), pero más tarde el BCRA anunció a las entidades financieras que mañana realizará una subasta de moneda extranjera por un monto total de 500 millones de dólares.


En la región, todas las monedas se deprecian como el real (1,30 por ciento), el peso uruguayo (1,14 por ciento), el chileno (0,96 por ciento), el colombiano (2 por ciento) y el mexicano (1,56 por ciento), pero el peso argentino es el más golpeado (2,44 por ciento).


La bolsa opera en baja afectada por una marcada aversión al riesgo ante cuestiones locales y externas, dijeron operadores.


La crisis de la moneda turca y la investigación judicial por los cuadernos que salpica a políticos y empresarios locales por un supuesto esquema de millonarios sobornos mantiene la atención de los inversores, según publicó La Nación.


El índice líder Merval cae un 3,43 por ciento,tras acumular la semana pasada una baja del 7,85 por ciento.


Desde el rand sudafricano al peso argentino, pasando por el real brasileño o el rublo ruso, la mayoría de las divisas emergentes se hunden desde hace una semana por el desplome de la lira turca, prueba de la vulnerabilidad de estas economías muy dependientes de los capitales extranjeros.


La crisis entre Washington y Ankara, primero política -por el desacuerdo sobre la suerte de un pastor estadounidense juzgado en Turquía por "terrorismo" y "espionaje"-, se extendió rápidamente al terreno económico.


Las sanciones, como duplicar las tasas aduaneras estadounidenses al acero y aluminio turcos, se sucedieron a las declaraciones diplomáticas amenazantes, poniendo nerviosos a los mercados mundiales.


Aunque la lira turca, que perdió un 19 por ciento frente al dolar en la jornada del viernes, está en primera línea, otras divisas emergentes entraron en la tormenta.


En una semana, el rand sudafricano y el rublo ruso perdieron un 8 por ciento ante el dólar, alcanzando ambas su nivel más bajo, este lunes por la mañana, desde hace dos años. La misma tendencia que siguió el real brasileño (-4 por ciento) y el peso argentino, que cedió casi un 6 por ciento desde el lunes pasado.


El índice MSCI que reagrupa a una veintena de divisas emergentes cayó a su nivel más bajo en un año.


El efecto dominó de esta crisis turco-estadounidense evidencia sobre todo el nivel de vulnerabilidad frente al dólar, y más de manera general frente a los inversores extranjeros de las economías emergentes.